Acechar o ser acechado

La Escritura no explica qué estaba haciendo Benaía ni a dónde iba cuando se cruzó con el león. No sabemos la hora del día ni su estado de ánimo. Pero las Escrituras revelan su reacción, la cual fue de valentía.