DESAFIANDO NUESTRA FE 

Si has vivido en este mundo por más de un día, te habrás dado cuenta de que no todo es perfecto. No sé cuál es tu situación en este momento, pero si elegiste leer este devocional, probablemente busques fortalecer tu fe. 

El mundo nos recuerda constantemente que cosas malas suceden, pero creo que, para permanecer firmes, y para que nuestra fe esté fortalecida cuando enfrentemos los desafíos, es necesario recordar constantemente quién es el Dios al que servimos. 

Dios no es ajeno a tu dolor, él no es ajeno a tu necesidad. Como dice el versículo de hoy: ¡Él está de nuestra parte! Cuando tenemos a Dios con nosotros, no hay razón para temer al futuro. Nuestro trabajo es confiar. 

En el libro de Job vemos a un hombre justo que no tuvo una vida perfecta, sino con muchas dificultades. Se vio enfrentando numerosas situaciones adversas, vivió dolor y pérdida. Pero aun en medio de todo eso, su fe no flaqueó. 

Job no permitió que sus emociones lo guiaran en las tribulaciones y desafíos que tuvo que enfrentar. Su fe fue sacudida y probada por momentos desafiantes: perdió a sus hijos y todas sus posesiones. Pero, aun así, mantuvo una fe totalmente inamovible. 

El enemigo siempre está tratando de probar y sacudir nuestra fe, queriendo limitar nuestras vidas y quitar nuestra mirada de Dios. Pero este relato nos recuerda que, pase lo que pase, nuestro Dios siempre es bueno y fiel.

Cuando buscamos el significado de la palabra “inamovible” encontramos que se trata de algo fijo, que no puede moverse o cambiarse, constante, firme e invariable por las resoluciones o efectos del ánimo. 

Job vivió con una fe inamovible, y su actitud es desafiante e inspiradora. Su respuesta despierta en nosotros una convicción que nos anima a brillar con la luz de Cristo, a resplandecer como hijos de Dios en tiempos difíciles. 

Nuestro desafío es confiar a pesar de que las cosas no salgan como las esperábamos, que, si las malas noticias llaman a nuestra puerta, no nos puedan derribar, sino que se encuentren con una fe inamovible. 

Te animo a que hoy adoptes la actitud que tuvo Job, y que puedas mantenerte firme, confiando en que no hay nada que pueda separarte del amor de Dios o frustrar sus planes de bien para tu futuro.