¡Avanza, da un paso!

¡Qué alegría para los que reciben su fuerza del Señor,     los que se proponen caminar hasta Jerusalén!

Salmos 84:5

Proponernos caminar y avanzar trae cambios y transformación en el área en que lo decidamos.

Pequeños pasos de forma constante dan grandes resultados. 

Debemos decidir dar un paso, aumentar, no te quede como estás, no importa su edad, condición socioeconómica o grado de conocimiento. Nunca es demasiado tarde o temprano para iniciar, retomar y avanzar.

No te preocupe por el tamaño de su propósito o por el total de las deudas, enfóquese en hacer lo diligente que está en sus manos: avanza.

En cuanto avanzamos, nos proponemos caminar el Señor nos da fuerzas, obtenemos provisión y bendición!

Enfócate en el proceso

Enfócate en el proceso, no en el resultado. Los resultados van a llegar como consecuencia de los procesos bien desarrollados. El proceso es el que genera el cambio y la transformación. No sé en qué parte del camino te encuentras, pero la recomendación sigue siendo la misma, aproveche al máximo la experiencia que el proceso le ofrece.

Podemos pensar que lo que hacemos es muy poco, que el paso es muy sencillo pero al movernos veremos bendición, si añadimos un poco a lo poco y lo hace así con frecuencia, pronto llegará a ser mucho. La clave es hacerlo consistentemente y ser perseverantes.

 “El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos día tras día.”

¡Qué gran verdad! Cuando tenemos un propósito bien definido y establecemos una adecuada estrategia para conseguirlo, la constancia será la gasolina para avanzar hasta lograrlo. Esto requerirá determinación, una decisión testaruda de no dejarnos vencer a lo largo del proceso.

En esos momentos, debe recordar las palabras que Dios le dijo a Josué cuando iniciaba una etapa desafiante: “Solo te pido que te esfuerces y seas valiente”. En resumen, le pidió determinación, lo cual no implica ausencia de problemas, sino que levantarse a pesar de las dificultades. Debemos estar convencidos de que las caídas son temporales porque estamos decididos a seguir y avanzar. La determinación debe ser nuestro acompañante.

Determinación

El desánimo se vence gracias a la determinación. Cuando el desánimo llame a la puerta, la determinación hará presente el propósito y generará la energía necesaria para tomar un respiro, sonreír nuevamente y continuar hacia adelante. El carácter es formado en gran medida por la determinación. La verdadera toma de decisiones surge del carácter, no del temperamento ni de las circunstancias. Será el carácter, formado por medio de la determinación, el que lo haga salir adelante y le ayude a tomar decisiones adecuadas.

La determinación no acepta excusas : 

“El que quiere hacer algo conseguirá un medio, el que no, una excusa.”

Si están saliendo muchos clientes, es momento de vender, de llegar cansado a casa y seguir vendiendo, aprovechar al máximo cuando hay negocio. Pero hay otras veces que por más esfuerzo que hagamos, simplemente no sucede nada. Es momento de sumarle estrategia a la perseverancia. Quizás sea un buen momento para planificar, determinar en papel qué provocó el incremento de las ventas anteriores, tal vez es tiempo de innovar con un nuevo producto o herramienta, de utilizar ese tiempo para algo que pueda ser más productivo.

Todos hacemos nuestro mejor y más significativo trabajo cuando ponemos en ello todo nuestro corazón y nos apasiona lo que hacemos. ¡La pasión es poderosa!

Hoy es el día par avanzar y movernos, arriésgate de un paso!