Sin jactancia

La jactancia es orgullo verbalizado. Es elogio propio, alardear ante los demás de nuestros logros. Sin embargo, todo lo que realmente importa es lo que Dios piensa de nosotros, no lo que piensan los demás. La jactancia es exactamente lo contrario de la mansedumbre y gentileza de […]